Mercadillos de Navidad en la República Checa, como en un cuento

Praga es ya un destino europeo clásico para unas vacaciones o para una escapada. La capital de la República Checa es, sin duda, una de las ciudades más hermosas de Europa. También en Navidad. Pero el país tiene mucho más que ofrecer y con un acento especial en estas fechas.En navidades, Praga es un laberinto de calles, ideales para que el viajero se pierda por ellas. En el ambiente, olores a clavo y canela del vino caliente, a hojas de pino y orobia en un bello escenario repleto de ferias y mercadillos navideños con regalos siempre originales.El mercadillo de Navidad en Praga se considera el más grande y el más bonito de Chequia. Se celebra en Staromestské námestí (plaza de la Ciudad Vieja). Los numerosos tenderetes que ofrecen adornos de Navidad, regalos, golosinas, belenes o bisutería están abiertos todos los días. También tiene lugar el mercadillo de Navidad en Václavské námestí (Plaza Wenceslao).Pero hay otras ciudades checas donde se saborea el espíritu navideño tradicional. Por ejemplo, en Brno se puede disfrutar de mercadillos llenos de aromas. En los puestos se ofrecen regalos y adornos de Navidad, carpas, quesos, pasteles típicos llamados trdelník o castañas asadas. Hay un sinfín de artículos interesantes para comprar, un programa cultural variado o una muestra de oficios tradicionales.En Roznov pod Radhostem, pintoresco pueblo situado en la zona de Valassko (Valaquia morava) al pie de los montes de Beskydy, tenemos otro clásico mercadillo. Es un lugar ideal para ver trabajos de artesanos y el rico programa de costumbres y tradiciones o la exposición viviente que se presentará en esta ciudad.Vale la pena visitar el mercadillo de Navidad en Cesky Krumlov, Bohemia del Sur. También en esta región, Ceské Budejovice, donde la visita de mercadillos de Navidad es uno de los grandes atractivos donde se pueden comprar adornos de Navidad, un sinfín de regalitos o saborear el grog, típica bebida caliente de invierno.
Fuente: 20minutos.es