Un paseo por Irlanda en Navidad, celebrando San Esteban

Irlanda es un destino ideal para disfrutar de la Navidad. Sus paisajes, sus leyendas, mitos e historia y, sobre todo, sus tradiciones. Son básicamente católicas, como lo es el país, pero siempre con las particularidades propias de la idiosincrasia irlandesa.Hoy es un día muy importante en Irlanda. El día 26 de diciembre se conoce como Stephen’s Day en la República (Boxing Day en el norte). Es una de las festividades más arraigadas de Irlanda y un día para salir de casa. Cuando no es un buen paseo, se ve a gente tirándose al Atlántico o al Mar de Irlanda para un chapuzón escalofriante refrescante (también tradición en el día de Navidad).Durante el Stephen’s Day los jóvenes salen a la calle estrafalariamente vestidos y desfilan ruidosamente en procesión. Suelen ir ataviados con máscaras y palos pidiendo dinero y cantando sus tradicionales melodías, y a todo aquel que les da ese donativo, le regalan una pluma cargada de buena suerte.Cuando se ha terminado de cenar y se han presentado los regalos, las carreras de caballos son la siguiente tradición navideña. Las carreras de St Stephen’s Day/Boxing Day (el 26 de diciembre) son un evento en sí y el lugar perfecto para reunirse con los amigos después de la Navidad.Durante este día se festeja el Wren Boys a lo largo de toda Irlanda, pero sobre todo en la pequeña localidad de Dingle y en el condado de Kerry.En Irlanda, el día de Nochevieja es costumbre limpiar la casa a fondo como señal de buen augurio y buena suerte en el año que llega. Llenan la casa de provisiones y la bodega de leña para la noche del 31 con la esperanza de que el nuevo año sea igual de abundante.Los mercadillos navideños siempre ocupan un puesto especial en los eventos que conforman las celebraciones de esta época en Irlanda. En Dublín es muy popular ’12 Days of Christmas’, un mercadillo de Navidad que se desarrolla en los Docklands.Una de las tradiciones más singulares de la decoración navideña irlandesa tuvo lugar esa pasada Nochebuena. Es la colocación de una vela en la entrada o en algunas de las ventanas de la casa. La vela es encendida por el benjamín de la casa y se trata de un símbolo para dar la bienvenida a la Sagrada Familia y sólo podrá ser apagada por una niña o mujer llamada María.
Fuente: 20minutos.es