Viajar solo, esa experiencia que te hará conocerte mejor

20MINUTOS.ES

  • Casi ocho millones de personas declaran que viajan solas.
  • De este tipo de viajero, ‘singles’, al menos el 30% tiene pareja.

Viajero con globos

¿Quién dijo que hay que viajar acompañado? Más bien al contrario, viajar solo es el principio de todo. Se conoce el exterior mientras se recorre el interior… de uno mismo. Viajar solo es un modo diferente de vivir experiencias. Hasta en un país como España, con tantos prejuicios, cada vez más personas viajan solas.

La Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) calcula que en estos momentos, casi ocho millones de personas declaran que viajan solos. La agencia de Viajarsolo estima que de este tipo de viajero, singles, al menos el 30% tienen pareja. Este sábado 11 de noviembre es el día del soltero. Con ese motivo Weguest, empresa de gestión de propiedades de alquiler de corta estancia, nos da unas cuantas razones de por qué viajar solo merece tanto la pena.

Conocerás a gente increíble
A pesar de que viajar con amigos o familiares puede ser muy divertido, viajar solo puede llegar a ser muy gratificante ya que conocerás a personas diferentes. El viajar sólo te hace abrirte más o apuntarte a actividades que cuando viajas en grupo no harías. En cualquier caso, disfruta del viaje, relájate y conoce a gente nueva, pues compartirás experiencias y conversaciones muy enriquecedoras.

Aprenderás a actuar bajo circunstancias adversas
Quien te diga que cuando viaja todo es perfecto, te está mintiendo. De hecho, el reto es grande. Cuando viajas solo aprendes a lidiar con los momentos difíciles, a ver el lado positivo de las cosas y a valerte por ti mismo sin esperar que alguien más te ayude.

Nadie te va a juzgar
¿Eres de los que cuando viaja todos los días comerías ‘comida basura’, iría en deportivas o chanclas u odia ir de museos? No te preocupes, no tienes que rendir cuentas a nadie, ni ponerte de acuerdo con nadie para decidir qué ver, qué hacer, dónde comer o a quién pregunta cómo llegar a algún sitio.

Sentirás la sensación de libertad absoluta
Si te vas solo de vacaciones podrás disfrutar de tu tiempo y planificar lo que vas a hacer, sin prisas y sin tener que preocuparte por si tus compañeros de viaje se cansan o prefieren echarse la siesta. Si quieres levantarte súper temprano para ahorrarte las colas en el museo más importante de la capital, podrás hacerlo. Lo mismo que si te aburres en una ciudad podrás decidir en ese preciso momento tomar un bus e irte a otra, nadie te lo va a impedir. En definitiva, podrás experimentar lo que es ser literalmente libre, sin casi “obligaciones”.

Enamorarte
Cuando viajas solo las posibilidades de conocer a una persona y enamorarte de ella aumentan. Encontramos el amor cuando conocemos personas que comparten nuestros mismos intereses, sueños y metas.

Como consecuencia de todo ello… Podrás conocerte a ti mismo
Vas a pasar mucho tiempo contigo mismo, por lo que pasarás por muchas fases. Lo ideal es no desperdiciar esta gran oportunidad para escucharte, para conocerte mejor y saber lo que realmente te gusta y lo que no. Viajando solo te pondrás a prueba al entrar en contacto con realidades y culturas muy diferentes a la tuya, a miles de kilómetros de casa. Tendrás la oportunidad de crecer mucho más como persona.

Y por lo tanto… Repetirás
Cuando viajas solo por primera vez al principio salen a flote todos tus prejuicios, miedos e inseguridades, pero aprendes a buscar soluciones a los problemas, a ser más responsable, a cuidar de ti mismo y, sobre todo, a disfrutar de todas las cosas maravillosas que un lugar nuevo te puede ofrecer. Al final, te das cuenta de que la idea de viajar solo tiene su encanto y que vuelves a casa con muchísimos recuerdos y amigos nuevos.

Fuente: 20minutos.es